Apostamos por nuestra sonrisa cada vez más por un motivo estético

Hay muchas maneras de apostar por sacarnos el máximo partido posible. Habrá gente que lo tenga más fácil porque genéticamente es más agraciada y también habrá personas que tengan que trabajárselo un poco más para obtener esa imagen que tanto desean tener de sí mismas, pero opciones hay… y más de las que creemos.

Hay muchas maneras de apostar por sacarnos el máximo partido posible. Habrá gente que lo tenga más fácil porque genéticamente es más agraciada y también habrá personas que tengan que trabajárselo un poco más para obtener esa imagen que tanto desean tener de sí mismas, pero opciones hay… y más de las que creemos. A la hora de mejorar en lo relativo a la belleza que se desprende de nosotros y nosotras, siempre debemos pensar que la única persona que pierde es aquella que no se interesa en potenciar aquello que considera que tiene que potenciar en su cuerpo.

Lo primero que debemos tener claro es que necesitamos un diagnóstico antes de plantearnos lo que debemos hacer para mejorar. ¿Qué consideramos que falla? Después de tener eso claro, la siguiente pregunta ha de ser la siguiente: ¿Qué puedo hacer para implementar una mejora? Y, después de haber contestado a esa segunda pregunta, llega el momento de intervenir. Será ahí donde nos toque decidir entre una serie de posibilidades que hoy, por suerte para todo el mundo, es más grande que en ningún otro momento de la Historia. Hay que aprovechar eso, hay que coger ese tren.

En los párrafos que siguen, os vamos a hablar de uno de esos elementos que son realmente importantes para potenciar nuestra belleza. Hablamos, como no podía ser de otra manera, de la sonrisa. Es cierto que, en la sociedad actual, hay demasiada obsesión entre las mujeres en partes del cuerpo como lo son el pecho o el pompis. Pero nunca debemos menospreciar el poder que tiene una sonrisa que genera una primera impresión realmente impresionante. Si consideramos que nuestra sonrisa no es la mejor, lo que podemos hacer para implementar una mejora es acudir al dentista y empezar a cepillarnos los dientes tres veces al día.

A nadie le sorprenderá que digamos que buena parte de las personas que acuden a día de hoy a un dentista lo hacen con el propósito de arreglar su boca para exhibir una mejor sonrisa y ser más guapa. Lo de la salud dental, que obviamente también es muy importante, parece quedar como en un segundo plano. Los profesionales de Totdental nos han indicado que muchas personas se han dado cuenta de ese poder que tiene la sonrisa para mejorar la estética corporal de una persona y que eso es lo que ha motivado a muchas mujeres españolas a empezar a cuidar de un modo firme por su sonrisa. Sin duda, y aunque sea por un asunto meramente estético, esta es una muy buena noticia.

Esto va en línea de lo que comentaba un artículo que fue publicada en la página web de la revista Hola y que se preguntaba, desde el mismo titular, si “te preocupa la belleza de tu sonrisa”. El estudio al que se refiere el artículo indica que sí y, de hecho, buena parte de la población aseguraba que la sonrisa de su pareja “le gustaba mucho”, lo que de verdad muestra el grado de dependencia que tiene la belleza de una persona sobre la estética de su sonrisa.

Esto que acabamos de decir puede ser aplicado perfectamente tanto en hombres como en mujeres. No cabe duda de que la sonrisa es una de las partes del cuerpo que pueden exhibir la belleza con independencia del sexo que tengamos. Así que no hay excepción que valga: hay que cuidar de nuestros dientes sea cual sea nuestra situación porque, de esa manera, tendremos muchas más posibilidades de destacar y de mejorar la imagen que de nosotros o nosotras se desprende.

Una sonrisa que nos hace mucho más felices

Aseguraba un artículo del portal web Vogue que sonreír, aunque fuera a través de la mascarilla, mejora nuestro estado de ánimo. Asegura también esa noticia que esa cuestión es válida incluso cuando la sonrisa es fingida y que todo lo que acabamos de comentar esta científicamente probado. Es una razón más que de sobra para que intentemos por todos los medios alegrarnos el día y ser felices. Ni que decir tiene que no podremos sonreír en todas las situaciones de la vida, tampoco estamos pidiendo que así sea, pero hay que intentar que, todos los días, tengamos motivos más que de sobra para irnos a dormir con una sonrisa.

Hay que promover la sonrisa porque exhibirla siempre nos va a proporcionar ventajas y nunca inconvenientes. Hay que tener esto claro primero para potenciar todo lo que tenga que ver con nuestra belleza personal y, en segunda instancia, para hacer más posible que seamos felices y permanezcamos alegres la máxima cantidad de tiempo posible. La vida es demasiado corta como para que no saquemos provecho de nosotros y nosotras mismas o para que no la vivamos con alegría, felicidad e intensidad.

 

Comparte este artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
Últimas publicaciones

10 consejos para fortalecer el cabello

La caída de cabello es un problema que preocupa a hombres y mujeres de cualquier edad. Por eso, para evitar…

Ortodoncia en la adolescencia.

Cuando está configurada en lo fundamental la dentadura definitiva y se han reemplazado los dientes de leche, es un momento…

Ponerse de uñas

Mejor dicho, con las uñas. De uñas llevamos todo el día porque se nos ha roto una o se nos…