Los cocteles más famosos del mundo que puedes tomar en tu casa

Será cosas de la edad, o porque he salido en mi juventud más veces que el camión de la basura, el caso es que ya estoy en esa fase de mi vida que me sabe mejor una copa en casa que en el bar. También es cierto que el precio hace mucho. Aún recuerdo cuando las copas y los cócteles valían tres euros (500 pesetas para los que ya tengan muchas canas). Sea como sea, lo que ocurre es que me gusta tomarme mis copas en casa. Con un buen partido de fútbol o incluso con un libro en la otra mano. Es mi momento.

Será cosas de la edad, o porque he salido en mi juventud más veces que el camión de la basura, el caso es que ya estoy en esa fase de mi vida que me sabe mejor una copa en casa que en el bar. También es cierto que el precio hace mucho. Aún recuerdo cuando las copas y los cócteles valían tres euros (500 pesetas para los que ya tengan muchas canas). Sea como sea, lo que ocurre es que me gusta tomarme mis copas en casa. Con un buen partido de fútbol o incluso con un libro en la otra mano. Es mi momento.

Por eso, me he vuelto un experto en hacer cócteles. Y ya no me quedo en el típico cubata que se hace con alcohol y un refresco. Ahora he subido un escalón y me hago en mi casa ricos cócteles de sabores muy distintos. La verdad es que la gente se queda con cara de asombro cuando les invito a mi casa y se lo toman después de una buena cena. Así pues, hoy os voy a contar cómo podeís hacer en casa estos cócteles que no tienen nada que envidiar a los que toman en los bares más glamurosos.

Antes de comenzar, mi recomendación, y muy importante, es que el recipiente tiene mucho que ver en el sabor. No es lo mismo tomar un vino en un vaso de plástico que hacerlo en una copa, ¿verdad? Pues con esto pasa igual. Hasta el mejor vino pasa a ser uno peleón si no tiene el recipiente adecuado. Por eso, mi primer consejo es que se use copas de Giona porque vamos a notar que el sabor es diferente, para mejor, por supuesto.

Tom Collins

El Tom Collins​ es un cóctel que se prepara con los siguientes ingredientes: ginebra, zumo de limón, almíbar o azúcar, agua carbonatada (Soda) y cubitos de hielo. Lo primero que tienes que hacer es agitar la ginebra con el zumo de limón, el almíbar/azúcar y hielo. Verter todo con los cubitos de hielo incluidos en un vaso Collins, un vaso de tubo alto y rellenar con soda. Adornar con una rodaja de limón o naranja, o una cereza marrasquina. Los adornos varían por región, pero siempre mola poner algo con muchos colores.

Bloody Mary

El Bloody Mary es un cóctel de fama internacional. Una de las teorías más extendidas dice que su creación se debe a Fernand Petiot, que preparó por primera vez esta bebida en el año 1921, en el Harry’s Bar de París. Se consume como aperitivo. Estos son los ingredientes que necesitamos. Dos onzas de Vodka, rellenar con jugo de tomate , una pizca de sal y pimienta negra, 3 gotas de salsa Worcestershire o salsa inglesa, 3 gotas de salsa Tabasco, 150 gramos hielo picado y onza de jugo de limón o de lima.

Y vamos con algunas recomendaciones: Se puede decorar con una rodaja de lima, pepinillos en vinagre, gamba, apio u otras verduras. Además, ee prepara siempre en vaso mezclador, no en coctelera. Se remueve suavemente con cucharilla, sin agitar.

Julepe de menta

El julepe de menta es un cóctel alcohólico típico del sur de Estados Unidos. El licor de menta se hace tradicionalmente con cuatro ingredientes: menta, bourbon, azúcar y agua. Tradicionalmente, se emplea menta verde (hierbabuena) en los estados sureños, especialmente en Kentucky. En el uso de azúcar y menta se parece al mojito. Al preparar el julepe de menta, se usa un ramillete de menta fresca principalmente como adorno, para introducir el sabor y el aroma por la nariz. Si se usan hojas de menta en la preparación, deben ser machacada muy levemente, como mucho.

White Lady

El White Lady tiene como base  la ginebra, y lo veo como una opción ideal a la hora de tomar un aperitivo. Pertenece a la familia de los sours, al igual que el pisco sour, el daiquiri, el margarita o su primo hermano: el sidecar, donde el coñac reemplaza a la ginebra como base. Hoy en día, hay dos corrientes de opinión sobre cómo hacerlo: los que le añaden clara de huevo y los que respetan la receta original. Pero la otra corriente, seguida sobre todo en la coctelería japonesa, es la de no añadir el huevo y agitar fuertemente para crear unos microcristales de hielo en la bebida, que le aportarán esa textura y resultará un cóctel más fresco.

¿Qué te parecen?

Comparte este artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
Últimas publicaciones

Redescubre la navidad europea con estas deliciosas propuestas

Si bien es cierto que en algunos países mejor y en otros peor, la realidad es que por norma general…

Cómo conservar el vino en un restaurante

El vino ocupa un lugar primordial en la restauración. Es casi tan importante disponer de una buena carta de vinos…

Tarta de turrón de Jijona

Todos somos conscientes, y quienes no lo sean ya va siendo hora de que se enteren, de que los excesos…