La hostelería se reforma

Hemos pasado por una de las etapas más complicadas de todas cuanto se recuerdan en la Historia. No cabe la menor duda de que el coronavirus ha hecho imposible que nadie haya podido hacer una vida completamente normal en España desde el mes de marzo de 2020. Aunque desde entonces la incidencia ha ido variando y hemos pasado por “momentos valle”, en los que no había demasiado peligro, lo cierto es que las restricciones siempre han estado ahí. Y claro, eso, a los negocios, les ha pasado una factura a la que ha sido muy complicado hacer frente.

Hemos pasado por una de las etapas más complicadas de todas cuanto se recuerdan en la Historia. No cabe la menor duda de que el coronavirus ha hecho imposible que nadie haya podido hacer una vida completamente normal en España desde el mes de marzo de 2020. Aunque desde entonces la incidencia ha ido variando y hemos pasado por “momentos valle”, en los que no había demasiado peligro, lo cierto es que las restricciones siempre han estado ahí. Y claro, eso, a los negocios, les ha pasado una factura a la que ha sido muy complicado hacer frente.

Es precisamente por eso por lo que uno de nuestros sectores más punteros, el de la hostelería, se ha visto especialmente afectado por todo lo que tiene que ver con el coronavirus. Primero tuvo que cerrar sus puertas por completo desde marzo hasta mayo del año 2020. Después, durante ese verano, tuvo que tener un aforo reducido, con las consiguientes pérdidas que eso conlleva. Ahí no acabaron los problemas porque, en función de la región, muchos negocios tuvieron que volver a cerrar y a experimentar restricciones todavía peores. Como veis, la situación no ha invitado a conseguir una estabilidad.

Siempre hemos pensado en cómo serían las cosas cuando la situación se normalizara. Según una noticia que La Vanguardia publicó en el mes de abril de 2020, la recuperación ante el coronavirus iba a ser gradual, como estamos viendo que ha sucedido. No habrá un “día después del coronavirus”, sino que la mejoría va a ir llegando tanto desde el punto de vista sanitario como desde la órbita económica y social en general. Y no cabe la menor duda de que aspectos como la vacuna, por mucho que haya gente que se empeñe en opinar lo contrario sin ningún tipo de prueba, juegan un papel fundamental.

Pero vayamos a lo que tiene que ver con la hostelería, que como hemos dicho es uno de los sectores más importantes de nuestra economía y una de las mejores maneras de presumir de nuestra gastronomía. Según una información publicada en la página web de El Economista en abril de 2021, la hostelería iba a recuperar el 80% de las pérdidas de cara al verano pasado. Y los datos que hemos podido recoger después de este verano han confirmado esos presagios. La verdad es que, poco a poco, nos vamos recuperando de una de las peores etapas en la historia reciente del ser humano y de nuestro planeta.

La hostelería es una de las actividades que peor lo ha pasado ante el coronavirus, pero hay quien ha seguido una estrategia para dotar de un salto de calidad a su negocio incluso en estos tiempos tan difíciles. De acuerdo con los profesionales de MayFriho, son muchos los hosteleros que han decidido cerrar durante la etapa de las restricciones y aprovechar para llevar a cabo reformas y cambios en su establecimiento. Uno de esos cambios ha tenido que ver con la incorporación de nuevas cocinas y nuevos armarios de frío. Esto supone un espaldarazo a nuestra gastronomía y, por tanto, es una noticia a celebrar por todos y todas.

Una estrategia que ha dado resultado

Lo cierto es que los resultados que ha deparado esa estrategia han sido de lo más positivos. Y es que es ahora cuando todos esos hosteleros han empezado a notar la recuperación de la que antes hablábamos. No es para menos. Sacrificaron un momento de la vida (el de las restricciones) en el que sus beneficios no iban a ser demasiados por culpa de los aforos y lo aprovecharon al máximo para que su local estuviera preparado para cuando pudieran abrir al máximo de capacidad. Y claro, cuando ese momento ha llegado y la gente ha observado los cambios y la reforma en la que se ha estado trabajando con tanto empeño, los beneficios han llegado por sí solos.

Se trata, sin duda, de una operación de lo más inteligente y que ha permitido, al menos de momento, regatear todos los problemas ocasionados por el virus a muchos hosteleros. Lo que está claro es que, a partir de ahora, la situación debe acompañar para que los bares y restaurantes de este país sigan teniendo la posibilidad de ganar dinero y no verse obligados de nuevo a experimentar cualquier tipo de límite que les impida conseguir la mejor de las noticias en términos económicos.

Ya hemos pasado por suficientes penurias desde principios de 2020 como para que ahora tengamos que vernos sometidos a cualquier problema más. La verdad es que ya toca. La hostelería merece que todo el mundo la apoye, ya que es un trabajo duro y que implica una de las mejores maneras que tenemos los españoles y las españolas de disfrutar de nuestros momentos de ocio, momentos que se han visto en serio riesgo últimamente y que debemos conservar a toda costa.

Comparte este artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
Últimas publicaciones

El queso, un producto con un arraigo espectacular en España

Uno de los productos de referencia para la gastronomía de este país es el queso. España no solo es uno…

Los cocteles más famosos del mundo que puedes tomar en tu casa

Será cosas de la edad, o porque he salido en mi juventud más veces que el camión de la basura,…

La leche condensada producto fundamental para la repostería española

¿Hay algo que nos guste más que los postres? Cuando hablamos de gastronomía española, muchas veces se nos llena la…