La leche condensada producto fundamental para la repostería española

¿Hay algo que nos guste más que los postres? Cuando hablamos de gastronomía española, muchas veces se nos llena la boca de hablar del jamón, de la paella, del vino, de las migas… y obviamente no podemos culpar a nadie por ello, porque son productos y alimentos deliciosos que nos enorgullecen de una manera brutal. Pero, normalmente, no solemos tener en cuenta, al menos en primera instancia, todo lo relativo a la tradición repostera que existe en el interior de nuestras fronteras. Y es que también somos un país de referencia en lo que tiene que ver con eso.

¿Hay algo que nos guste más que los postres? Cuando hablamos de gastronomía española, muchas veces se nos llena la boca de hablar del jamón, de la paella, del vino, de las migas… y obviamente no podemos culpar a nadie por ello, porque son productos y alimentos deliciosos que nos enorgullecen de una manera brutal. Pero, normalmente, no solemos tener en cuenta, al menos en primera instancia, todo lo relativo a la tradición repostera que existe en el interior de nuestras fronteras. Y es que también somos un país de referencia en lo que tiene que ver con eso.

Se trata de algo que va muy ligado a la palabra tradición, a la que ya hemos hecho referencia en el primer párrafo. Tanto el consumo como la elaboración de productos de repostería es algo que pasa de padres y madres a hijos e hijas. Y ese es un valor que hace que prime lo tradicional, lo casero, por encima de lo industrial, que es un factor que podríamos considerar clave para que los productos de repostería que se elaboran tengan una calidad que sea digna de mención. Ese debe ser el objetivo… y podemos decir que, en España, se cumple con creces.

Vamos a echar un vistazo de los postres que son más típicos en nuestro país. Cada zona, cada región, tiene los suyos propios. Y luego hay algunos que son más típicos de todo el panorama nacional español. Nos podemos encontrar con una tarta de Santiago, tan típica de Galicia, los fardelejos de La Rioja, las yemas de Ávila, la crema catalana, los Bartolillos de Madrid, las perrunillas de Extremadura, los fartons valencianos, los pasteles cordobeses en Andalucía… Podéis echar un vistazo a cada uno de estos y muchos más en la noticia que os hemos enlazado en este párrafo y que es propiedad de la web Directo al Paladar.

Según otra noticia, en este caso publicada en la web Qcom.es, el 60% de los españoles se anima a hacer repostería al menos una vez al mes. ¿Os dais cuenta del tremendo porcentaje que eso supone? Dudamos que exista un país en todo el mundo que pueda alcanzar este porcentaje. Y eso deja claro que España es una zona del mundo en la que todo lo que tenga que ver con la repostería es de una importancia muy grande. Nosotros y nuestro paladar, desde luego, lo agradecen una auténtica barbaridad.

Ahora que ya sabemos la tremenda relevancia que tiene todo lo relativo a la elaboración de postres en España, toca hablar de los productos que son clave para que la calidad de esos postres sea la mejor. La mayoría de las personas que se dedican a la elaboración de los productos de repostería más típicos de nuestro país considera que la leche condensada es clave en lo que tiene que ver con su trabajo. Esto, en opinión de los líderes de Milvalles, es uno de los grandes motivos por los que cada vez es mayor la cantidad de beneficios que proporciona este ingrediente.

Un valor que hay que preservar a toda costa

Es cierto que el ser humano tiene la necesidad de probar cosas nuevas porque es así como se va formando una cultura en su cabeza. De hecho, hay que animar a que todos y todas lo hagan, probando postres y alimentos que provengan de todas las zonas del mundo. Nos hace crecer como personas y hace que tengamos una opinión mucho más formada en nuestra cabeza. Nunca hay que cerrarse a cuestiones como estas, debemos tenerlo bien claro a estas alturas.

Sin embargo, y sin perjuicio de lo que hemos mencionado en el párrafo anterior, os diremos que es imprescindible que preservemos todo lo que es nuestro ya no solo por el hecho de que tenga como procedencia nuestra tierra, sino porque se trata de repostería de calidad y que se encuentran, sin lugar a dudas, entre las mejores de todo el mundo. No lo decimos solo nosotros, lo dicen todas esas personas que, año a año, vienen a España y se enamoran perdidamente ya no solo de nuestras ciudades, pueblos, playas o clima, sino de nuestros alimentos y productos de repostería.

Estamos seguros de que esa preservación que demandamos se va a producir en lo relativo a la repostería española. Lo que es bueno siempre prevalece y la conciencia que existe en España acerca de la calidad de nuestros productos lo va a hacer posible. Esa es una gran noticia para nuestros intereses y también para los de aquellas personas que, por cualquier motivo, van a visitar nuestro país y se van a enamorar de nuestros postres. La repostería es otro gran motivo para venir aquí y está claro que así lo va a seguir siendo no durante años, sino durante siglos.

Comparte este artículo
Facebook
Twitter
LinkedIn
Últimas publicaciones

El queso, un producto con un arraigo espectacular en España

Uno de los productos de referencia para la gastronomía de este país es el queso. España no solo es uno…

Los cocteles más famosos del mundo que puedes tomar en tu casa

Será cosas de la edad, o porque he salido en mi juventud más veces que el camión de la basura,…

La hostelería se reforma

Hemos pasado por una de las etapas más complicadas de todas cuanto se recuerdan en la Historia. No cabe la…